La Educación Técnica profesional como estrategia de desarrollo (2)

0
220

Por Nelson Sosa M.

La EP y el desarrollo regional

La ETP es de carácter heterogénea, según cada país y región y posee sus propias características comunes: la combinación de lo técnico con la formación académica general, la orientación de los egresados hacia el trabajo, costo por encima de la modalidad general dada la existencia de talleres especializados, la incorporación de los valores del trabajo como componente formativo y una mayor valoración de la experimentación como formación práctica centrada en las ciencias aplicadas y la tecnología.

En el marco curricular la Ley General de Educación establece, en su artículo 69, que “el currículo deberá considerar las diferencias geográficas, regionales y municipales del país y de acuerdo a los criterios generales que establezcan las autoridades educativas”.

En materia de gestión la Ley, en el Titulo IX De la Participación, artículo 184 reza que “Los centros educativos además de los órganos que establecen en esta Ley y atendiendo a las características de la comunidad o región, fomentarán la existencia de entidades de participación que resulten beneficiosas para su desarrollo”.

Como puede apreciarse el marco legal de la educación dominicana es bastante amplio y promueve la participación de diferentes instancias que puedan contribuir al desarrollo de los propios centros en el marco de una concepción de una gestión de naturaleza descentralizada.

La Educación Técnico Profesional y la Estrategia Nacional de Desarrollo

La economía dominicana, en las últimas tres décadas, ha crecido a una tasa promedio del 5.1% del PBI. El reto en las actuales circunstancias en mantener esa tasa de crecimiento anta la globalización de los mercados. Los acuerdos de libre comercio implican una feroz competitividad en todos los órdenes y la educación técnico profesional es la más indiada a ser competitiva con los estándares de calidad internacional.

Esto ha llevado al país a formularse su Plan de Competitividad Sistémica que propugna por un crecimiento competitivo y establece los seis subsistemas que forman los diez capitales de la competitividad. Por tanto se sugiere ser competitivo a nivel micro-económico (Empresas), meso-económico (Clúster de producción o servicios), macro-económico (entorno de negocios y recursos financieros), institucional (Eficiencia en la gestión y el financiamiento) y social (Factor humano y formación).

La visión de futuro del Plan es que “para el 2020 la República Dominicana será un país plenamente integrado a la economía mundial con una plataforma de desarrollo competitiva, sostenible y equitativa”. Plan Nacional de Competitividad Sistémica. 2010-2020).

Dos de nuestros sectores económicos tradicionales como son el turismo y las industrias de zona francas están expuestos a entornos internacionales muy competitivos y cambiantes. Ambos han sido afectados por la crisis bancaria de los años 2002-2003 y por los problemas de la inestabilidad del mercado inmobiliario norteamericano.

Para estos sectores la Educación Técnico Profesional debe ser flexible, de calidad y con visión de futuro basada en la diferenciación de los demás mercados de los países del Caribe y Centroamérica. Otra opción es la estandarización y la venta de productos y servicios coordinados.

La Estrategia Nacional de Desarrollo (END) por su parte es el documento que define las perspectivas de desarrollo del país para los próximos 20 años y constituye un marco de referencia clave para la planificación para las instituciones educativas.

Se establece es esta la visión de país: “Un país prospero donde se vive con dignidad, seguridad y paz, con igualdad de oportunidades, en el marco de una democracia participativa, ciudadanía responsable e inserción competitiva en la economía global, que aprovecha sus recursos para desarrollarse en forma innovadora y sostenible”.

En este documento se definen las líneas estratégicas para el desarrollo de la formación cuando se establece una primera tendencia de profundización de los cambios tecnológicos, los cuales son causas y consecuencias de una nueva estructura social, política y económica.

Las tendencias tecnológicas, según la END, han sido clasificadas en:

  • desarrollo biotecnológico
  • avance de la nanotecnología
  • desarrollo de nuevos materiales
  • desarrollo de la tecnología de la información y la comunicación

Por tanto la Educación Técnico Profesional, en los próximos diez años debe tomar en cuenta estos factores para definir sus grandes líneas de desarrollo estratégico.

Los grandes retos de la ETP con el desarrollo

Los grandes retos siguen siendo la planificación adecuada, el financiamiento, una mayor articulación con las demandas del sector empleador, la flexibilidad curricular adaptada a las regiones del país, la formación docente, el fortalecimiento de la capacidad de gestión del subsistema y de los centros y la evaluación continua de la ETP.

Es una necesidad la investigación aplicada y sistemática, así como una buena planificación operativa que conduzca a predicciones más o menos exactas según las necesidades del mercado laboral y las necesidades de desarrollo del país. El desarrollo del factor humano siempre será la prioridad en la formación para la producción y el trabajo.

La globalización presenta grandes desafíos en materia de cambios en el sistema productivo y las posibilidades de diálogos entre los mercados de trabajo regionales que pueden contribuir a una mejor distribución de las exportaciones. Esto demanda de una constante adecuación tecnológica de la producción y por ende de los talleres técnicos de los politécnicos.

Es una gran necesidad de los Politécnicos y la propia Dirección de Educación Técnico Profesional (DETP), como centros que gestionan la ETP en el país, creen sus propias Unidades de Inteligencia Institucional para pensar con inteligencia, generar conocimientos y enfrentar estos grandes retos.

El país enfrenta el gran compromiso de generar empleos decentes como estrategia para reducir el desempleo y el sub-empleo así como mejorar las condiciones en las que se desarrolla el trabajo, garantizando los derechos laborales a los trabajadores.

Para ello las inversiones en infraestructura, educación y desarrollo humano, (tanto públicas como privadas), deben estar orientadas principalmente hacia las actividades económicas que generan más empleos por unidad de inversión y en aquellas en las que el país tenga mayor potencial para desarrollar.

Una visión interesante seria focalizar las inversiones en los Mercados Territoriales de Empleo, con una visión de articular el tejido empresarial y las actividades económicas principales en el territorio, para generar cadenas productivas.

Redescubrir el sector agropecuario

El sector agropecuario ha sido descuidado por los últimos 5 gobiernos del país y sin embargo es el que posee mayor potencial de crecimiento y desarrollo en el futuro inmediato ya que representa el 10% del PBI y si se incluye el subsector agroindustrial alcanza el 20% del PBI. (BID).

Además de ello en el país existe una larga tradición de formación en el sector con instituciones de gran prestigio en el área. No obstante es un reto mejorar la calidad de la educación básica y media general.

Un Turismo sostenible y sustentable

Otra visión de desarrollo es cambiar el modelo de desarrollo turístico intensivo “Todo Incluido” por un modelo más abierto a las comunidades de los entornos hoteleros que incorpore la gente a la dinámica económica local. Este modelo actual solo genera exclusión, pobreza y deterioro del medio ambiente.

Es preciso un modelo de desarrollo turístico más inclusivo, más sostenible, mas articulado a las redes productivas locales, con integración de los recursos naturales y humanos de cada contexto. En este campo es mucho lo que puede hacer la educación técnico profesional.

 

Dejar respuesta