Orquesta acompañante del concierto Merengueros Siglo XXI

0
157
Por Juan Colón

Músico y docente.

SANTO DOMINGO. Por experiencia de 50 años trabajando la música, mas del 90% de los años con grupos de excepcional calidad y de tocar espectáculos masivos con solistas de alto niveles, donde se llegara a estar frente a 60/70/80 mil fanáticos les quiero hablar con toda honestidad y con todo el respeto que me inspiran todos, se que son supertalentosos y jóvenes con aspiraciones, los aplaudo y se que hicieron lo máximo.

Juan Colón, músico y docente

Fue muy notoria las improvisaciones, cambios repentinos en los órdenes de los temas tampoco ayuda. Muchas veces no tomamos en cuenta la resistencia física del cuerpo, aún sean jóvenes. Tocar 30/40/50 temas es agotador y mucho mas de merengue. Muy pocos ensayos, de seguro que estos no fueron mas de cuatro o cinco, muy poco para hacer ajustes de las sesiones y un frente musical de acoplamiento de la Banda completa, para lograr sonar como una unidad se necesita mas tiempo. Tocar en grupos, orquestas grandes, orquestas Sinfónicas, para sonar compacto se necesita de muchos ensayos.

Es costumbre nuestra que queremos hacernos sentir de manera individual y solo cuando somos solistas podemos hacerlo, mientras que cuando estamos en una orquesta se deben respetar los lugares donde se escriben las cosas.

Por tradición nuestra, siempre se ha creído que para ser buena Primer Trompeta debemos pitar (tocar agudos)siempre, y nada mas lejos de la verdad, no necesariamente el ser así lo cataloga como primer trompeta, lo mismo pasa muchas veces con los saxos Tenores que todo lo quieren tocar en los registros graves, escuchen las grabaciones de arreglistas como: Manuel Tejada, Ramón Orlando, Juan Luis Guerra, por citar algunos, es que al irse al registro máximo grave no suenan bien, puede salir bien cosas por unos momentos pero luego el cansancio los traiciona, y así sucesivamente con las sesiones rítmicas, bajo, piano, todos quieren sonar mas fuerte y sumado a eso el ego del cantante que hay que ponerlo a sonar por encima de todos, entonces viene lo que conocemos como distorsión, también salen los llamados feedback (pitos y ruidos del sistema de sonido) llegando esto a un punto que el Sonidista no puede lograr un balance sonoro para la banda.

En meses pasado tuve el privilegio de ver a corta distancia un concierto de Gilberto Santa Rosa y otro de Juan Luís Guerra, ambos sonaban como si hubiéramos cogido un CD y lo ponemos en un aparato a tocarlo. Todo estaba en su lugar. Como músico se que los fanáticos asisten de todas maneras, pero los tiempos han cambiado, pegarse en su país es una cosa y trascender es otra. No puedo escribir como fanático porque soy músico y lo hago con el debido respeto de cada integrante, solo críticas constructivas, estando consciente que no son bien recibidas en nuestro medio, ni por músicos mucho menos por los líderes.

Solo los cantantes y grupos de calidad son los que trascienden, las exigencias de los mercados internacionales es otra. El celo profesional es la característica número uno de los grandes, no podemos abusar del público y solo complacer nuestro ego. Ahora tenemos un nuevo reto, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, con urgencia necesitamos de reestructuración y abrirles las puertas a nuevos talentos de todos los instrumentos y cantantes. Isaias Leclerc, Patricio Bonilla, y otros jóvenes que están produciendo merengue de primera calidad debemos prestarle mas atención y tomarlos en cuenta, son muy bien preparados y tienen un buen concepto de lo que significa disciplina. Por último les dejo de reflexión una frase muy cierta, Talento sin Disciplina es igual a Cero.

Dejar respuesta