Ven poco probable ataque preventivo de EE.UU. a Corea del Norte

0
121

Voz de América – Redacción,A pesar de las especulaciones de que Estados Unidos podría lanzar un ataque preventivo contra Corea del Norte si Pyongyang realizara otro ensayo nuclear, la posibilidad de que esto ocurra parece escasa, dijeron funcionarios de Estados Unidos a la Voz de América.

Si bien el gobierno de Trump insiste en que no quiere divulgar lo que hará para contrarrestar la amenaza nuclear del régimen norcoreano, es poco probable que Estados Unidos “haga algo, a menos que vea primero lo que hace Corea del Norte”, dijo David Gompert, ex director de Inteligencia Nacional en la administración Obama.

“Porque golpear primero, golpear preventivamente, más o menos aseguraría que haya un intercambio de hostilidades”, dijo Gompert a la Voz de América. “Mientras si se espera a ver qué sucede, siempre existe la posibilidad de que Corea del Norte no haga nada”.

Corea del Norte ha llevado a cabo cinco pruebas nucleares hasta el momento, y recientemente declaró que estaba dispuesto a realizar una sexta.

Presión persistente

James Winnefeld, un almirante retirado de la Marina estadounidense que sirvió como vicejefe del Estado Mayor Conjunto bajo el presidente Barack Obama, dijo que las palabras del presidente Donald Trump no significan acción y que su discurso duro fue diseñado para mantener la presión sobre Corea del Norte.

“Creo que tenemos que poner esto en el contexto del estilo de negociación del presidente”, dijo Winnefeld. “Él amenaza con el uso de la fuerza cuando en realidad no tiene, en mi opinión, la intención de usar la fuerza sólo por los ensayos nucleares de Corea del Norte”.

Si hay una guerra en la península, eso podría terminar convirtiéndose en guerra nuclear muy rápidamente

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, dijo a periodistas en Seúl esta semana: “Corea del Norte haría bien en no probar la resolución de [Trump] ni la capacidad de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en esta región”, y que “todas las opciones están sobre la mesa”, incluyendo el uso de la fuerza militar para contrarrestar la creciente agresión del régimen norcoreano.

“Vamos a derrotar cualquier ataque y vamos a responder a cualquier uso de armas convencionales o nucleares de forma abrumadora y eficaz”, dijo Pence.

Pruebas vs provocaciones

Dennis Blair, quien fue director de Inteligencia Nacional de Obama y también sirvió como comandante de las fuerzas estadounidenses en la región del Pacífico, desaconsejó responder a una prueba nuclear norcoreana —parte de un programa a largo plazo para desarrollar misiles y armas nucleares— con acciones militares que, según él, sólo deberían llevarse a cabo en caso de ataques de Corea del Norte contra Estados Unidos o sus aliados.

“Hay una diferencia entre los misiles y los ensayos nucleares, que realmente están desarrollando la capacidad en Corea a largo plazo, y las provocaciones como el bombardeo de artillería de las islas, que han hecho hace un par de años, o el hundimiento de un destructor [surcoreano] “, dijo Blair, refiriéndose al bombardeo de la isla de Yeonpyeong y al hundimiento del buque naval Cheonan en 2010. Dijo que pensaba que tales provocaciones” debían recibir fuertes respuestas militares “.

Sam Locklear, que dirigió el Comando del Pacífico de Estados Unidos de 2012 a 2015, dijo que no estaba claro si una inminente prueba nuclear de Pyongyang se respondería con una acción militar estadounidense. Pero una cosa es cierta, dijo: “El tiempo se agota para que Kim Jong Un y su régimen se comporten o que se atengan a las consecuencias”.

“Esta administración ha señalado especialmente y ha dicho: ‘Será mejor que empieces a comportarte aquí porque ya nos cansamos de esperarte, se acabó nuestra paciencia y no nos vamos a quedar sentados”, dijo Locklear en una entrevista con la VOA.

Aunque los ex militares y funcionarios de inteligencia dijeron que no creen que Estados Unidos respondería a un ensayo nuclear de Corea del Norte con un ataque preventivo, señalan que una respuesta así podría causar un tremendo daño en los países aliados de los Estados Unidos en la región, particularmente en Corea del Sur.

Bombardeo de Seúl

Gompert dijo que un ataque preventivo de EE.UU. resultaría en el uso de la fuerza militar convencional por Corea del Norte contra el Sur —por ejemplo, un bombardeo de artillería a gran escala de Seúl— que “podría ser extremadamente peligroso”.

“Si Estados Unidos fuera a responder con fuerza a una prueba nuclear norcoreana, es probable que no podría limitar sus ataques a las instalaciones nucleares de Corea del Norte y tendría también que contemplar ataques contra una gama mucho más amplia de objetivos militares”, dijo Gompert dijo.

Algunos creen que un ataque preventivo estadounidense podría ser el desencadenante de una guerra nuclear total.

“Si hay una guerra en la península, eso podría terminar convirtiéndose en guerra nuclear muy rápidamente”, dijo Winnefeld. “No creo que nadie quiera eso”.

El martes, Trump dijo durante una entrevista con la estación de televisión WTMJ en Wisconsin que “siempre hay que preocuparse”, cuando se le preguntó si los estadounidenses deberían preocuparse por la guerra nuclear con Corea del Norte.

Dejar respuesta