Preparan nuevo puerto de acoplamiento espacial

0
74
Space Station

Voz de América – Redacción,Dos astronautas salieron el viernes de la Estación Espacial Internacional a fin de preparar lo que será el nuevo lugar de acoplamiento para las cápsulas de empresas privadas que transportarán tripulaciones.

El complejo orbital, el cual se encuentra a 402 kilómetros (250 millas) de la Tierra, ya tiene un puerto de acoplamiento para las naves Dragon de Space X y la Starliner de Boeing, que comenzarán a transportar astronautas el año entrante.

La caminata espacial del viernes se efectuó con el fin de preparar el lugar para un segundo puerto de acoplamiento.

A finales de este año o principios del siguiente se llevará a la estación un nuevo dispositivo para este fin.

El astronauta Shane Kimbrough de la NASA desconectó los cuatro cables del antiguo puerto de acoplamiento y en uno tuvo que aplicar fuerza extra.

Esta imagen tomada de un video proporcionado por la NASA muestra al astronauta estadounidense Shane Kimbrough, a la izquierda y al astronauta francés Thomas Pesquet durante un paseo espacial fuera de la Estación Espacial Internacional, el 13 de enero de 2017.

Esta imagen tomada de un video proporcionado por la NASA muestra al astronauta estadounidense Shane Kimbrough, a la izquierda y al astronauta francés Thomas Pesquet durante un paseo espacial fuera de la Estación Espacial Internacional, el 13 de enero de 2017.

Sujetó una cuerda de repuesto alrededor del cable que no cedía y lo jaló hasta que lo quitó de donde estaba. “Bien hecho, Shane”, dijo por radio el Control de la Misión.

La tripulación efectuará el jueves otra caminata espacial para afianzar la unidad.

Los controladores en Houston procederán el domingo a cambiar de lugar el antiguo puerto a fin de que las futuras naves tengan mayor espacio.

En lo que se utilizan las nuevas cápsulas para el transporte de tripulaciones, los astronautas estadounidenses continuarán viajando en cohetes rusos hasta la estación.

Mientras Kimbrough trabajaba en el puerto de acoplamiento y sustituía una caja de relé controlado por computadora, el astronauta francés Thomas Pesquet intentaba detectar en las tuberías externas una fuga de amoniaco utilizado como refrigerante.

La fuga, aunque todavía pequeña, se ha agravado en fecha reciente y la NASA pretende ubicarla con precisión. “No hay fuga ni escamas para nada”, dijo Pesquet.

Durante las seis horas y media que duró la caminata, ambos astronautas también reemplazaron un par de cámaras japonesas, lubricaron los mecanismos de enganche en el extremo del gran brazo robotizado e hicieron algunas labores adicionales.

Los compañeros de ambos en la estación les dieron la bienvenida al interior, provistos de gafas negras y máscaras especiales porque Kimbrough había informado que uno de sus guantes estaba manchado con una sustancia amarilla que parecía tiza.

Como medida adicional de precaución, ambos guantes de Kimbrough fueron envueltos en bolsas antes de quitárselos

Dejar respuesta